605750876 - 636347413
cambio color hojas durante otono

¿Por qué las hojas de los árboles cambian de color en otoño?

Esta es una de las preguntas que cada año surge en el mismo momento en el que empieza a dibujarse el paisaje otoñal:

¿Por qué cambian las hojas de color en el otoño?

El otoño permite crear esos preciosos paisajes de fotografía llenos de colores amarillos, ocres, rojos y naranjas que define a esta época del año.

Son varios los factores que influyen en estos cambios de color en el paisaje y, en concreto, en las hojas de los árboles. Pero hay uno que es fundamental: la baja disponibilidad de luz solar.

Si lo comparas con otras estaciones del año como por ejemplo el verano o la primavera, en que la luz solar es abundante y las temperaturas elevadas, el color que nos viene a la mente es el verde. Eso es porque durante estas estaciones de condiciones climáticas favorables se potencia la producción de clorofila en las plantas, lo que permite crear paisajes llenos de verde y floración.

Cuando dejamos atrás el verano y los días se van acortando, la producción de clorofila en las plantas va perdiendo fuerza hasta que llega a detenerse. En este punto es cuando la hoja muestra su color “verdadero” mediante otro tipo de pigmento que queda en un segundo plano por ese color predominante verde que da la clorofila durante otros meses.

Al desaparecer ésta, va dejando paso a ese pigmento que otorga esa tonalidad amarillenta o naranja que siempre ha estado presente en la hoja.

La caída de las hojas durante el otoño

La intensidad y variedad de estos colores dependerá principalmente de factores como el clima de cada zona. Días más cálidos y soleados con noches frías pero no heladas producen una gama de colores brillantes por ejemplo (cuanto más retiene la planta). Días más grises y con una mayor falta de luz producen por el contrario colores más apagados en las hojas.

caida de las hojas durante el otono

 Pero, ¿Por que se caen las hojas?

Esta caída de las hojas es lo que permite al árbol reservar y disminuir el consumo de agua, en una época en la que es necesario reservar nutrientes para que sus raíces puedan mantenerse vivas durante el invierno.

Las hojas de los árboles de hojas perennes en cambio tienen menos superficie, lo que favorece a reducir la pérdida de agua y la conservación de los nutrientes necesarios para continuar alimentándose.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.

*