605750876 - 636347413
calas cuidados de la planta y flor

Las Calas o los Lirios de Agua, la flor de la belleza

Las Calas o también conocidas con el nombre de alcatraz, cala de Etiopía, aro de Etiopía, lirio de agua, flor de pato o flor del jarro, es una planta originaria de Sudáfrica. Su nombre proviene de la palabra griega kalos, que significa hermoso.

La flor de Cala destaca por su elegancia y se asocia a aspectos como la pureza y la compasión, aunque también se considera que da suerte a quien la tiene.

Regalar Calas a alguien nos ayuda a expresar pureza, simpatía o reconocimiento.

Al ser una flor tan elegante, su uso está muy extendido para usar en bodas, celebraciones o para decorar cualquier ambiente de forma sencilla. También se utiliza en la decoración del hogar y no necesita mucho más que un jarrón para lucir en todo su esplendor.

Se trata de una flor muy resistente que podemos encontrar durante todo el año, aunque su mejor época es entre los meses de primavera y verano, cuando resisten mejor las condiciones de temperatura.

Las Calas llaman la atención por su espectacular gama de colores. Aunque las más habituales son las blancas, podemos encontrarlas también en tonos que van del amarillo al negro, pasando por tonos burdeos o anaranjados. Pero cuidado, es una flor tóxica, tanto para los humanos como para los animales, por lo que evita que estén en zonas accesibles para tus mascotas.

En la época victoriana esta flor era considerada un símbolo de finura y de nobleza

calas, la flor de la belleza

¿Cómo cuidar las calas o lirios de agua?

Las calas se pueden plantar en el jardín o en macetas, tanto como plantas de interior como de exterior. Solo tienes que tener en cuenta elegir una zona donde no tenga una exposición a la luz solar directa y le asegures un clima templado (las calas no soportan temperaturas demasiado duras o cambios repentinos). Además, si decides plantarla en el suelo, asegurarte de limpiar antes la zona y de mantener el suelo siempre húmedo.

En general, las calas son plantas muy resistentes que no suelen sufrir el ataque de plagas.

Si te decantas por tenerla en una maceta recuerda que es necesario seguir el desarrollo natural de la planta e irla cambiando a macetas gradualmente más grandes, así como it renovando el suelo a medida que la planta va creciendo. Evita siempre el estancamiento del agua en los platillos de debajo de la maceta para no ahogar a la planta y siempre revisa la parte interna de las hojas para verificar si hay pulgones.

El riego debe ser regular y abundante, pero no excesivo.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Tu email no será publicado.

*